CASA DE LA MUJER ARTESANA

DE MANUELA RAMOS

artesanas-de-Puno

El trabajo y las mujeres

publicada el 02 de mayo / no hay comentarios
las-mujeres-y-el-trabajo

El acceder a un trabajo remunerado y decente es un derecho fundamental del que todo ser humano debe gozar para vivir en libertad y bienestar. Acceder a este derecho además permitirá ejercer los otros: mejor educación, mejor alimentación, romper el círculo de violencia familiar, etc…

El acceso a un trabajo remunerado decente para las mujeres, además de ser un derecho que le corresponde como ser humano, es un requisito para que el país alcance un desarrollo sostenible, lo cual no será posible sin la participación de la mujer, sin la participación de ese 50 % de la población.

Según cifras alcanzadas por la OIT y ONU Mujeres al año 2014 en Perú, se señala que el porcentaje de mujeres sin ingresos propios es más del doble que el porcentaje de hombres en esa situación, y que en las zonas rurales este porcentaje se incrementa, lo cual sitúa a las mujeres en situación de pobreza monetaria.

¿Y en Perú qué estamos haciendo?

El Gobierno del Perú además de los compromisos internacionales asumidos para revertir la situación de desigualdad entre mujeres y hombres, desde el MIMP está implementando un Plan Nacional de Igualdad de Género, Planing 2012-2017, el cual es una herramienta de planificación que orienta y organiza las políticas públicas dirigidas a lograr la igualdad de género entre mujeres y hombres.

En su objetivo 5 claramente señala que se debe:
• garantizar los derechos económicos de las mujeres con igualdad de oportunidades con los hombres,
• incorporar la cuota de género en los programas productivos del Estado,
• promover que las responsabilidades familiares sean compartidas.

Es decir, una mejor distribución de la oferta de los programas productivos que el Estado ofrece y una mejor distribución de las labores de la casa, añado, con una mayor oferta de servicios públicos por parte del Estado, como por ejemplo cunas infantiles y albergues para personas ancianas, para que de ese modo pueda reducirse o hacer más sencillas las tareas domésticas y del cuidado. Los cuidados de la familia y de su entorno es una tarea de responsabilidad de todas y todos, porque sin este trabajo del cuidado la sociedad colapsaría.

El acceso de mujeres a un trabajo remunerado es una preocupación mundial

En Nueva York a iniciativa de ONU MUJER se llevó a cabo la sexagésima primera sesión de la Condición jurídica y social de la mujer (-CWS 61- ) para abordar y debatir respecto a la participación económica de la mujer y su acceso al trabajo. Están presentes representantes de los Estados miembros de las Naciones Unidas de todas las regiones del mundo, representantes de organizaciones de la sociedad civil organizada, de la OIT para alcanzar propuestas y evaluar el avance de los acuerdos a los que los Gobiernos se comprometieron para erradicar la pobreza, para alcanzar la igualdad entre hombres y mujeres, y por una especial preocupación sobre la situación de la mujer y la niña.

Entre los temas de debate, de diálogos activos, podemos destacar algunos:
• Sobre la importancia del acceso de la mujer a la tecnología y a la innovación para que pueda acelerar su empoderamiento económico,
• Sobre la importancia de la construcción de alianzas para promocionar el empoderamiento de la mujer en el cambiante mundo del trabajo
• Sobre la situación de la mujer indígena en la economía
• Sobre la economía del cuidado
• Sobre la necesidad de invertir en el empoderamiento económico de la mujer, al ser este un camino que nos conducirá hacia la igualdad de género.

En síntesis el debate se centró en cómo erradicar la pobreza y contribuir al crecimiento económico con la participación económica de mujeres. La agenda es muy vasta con temas preocupantes que provienen de otros continentes.

Cierre de Proyecto_02

Las Manuelas de Puno

Por su parte, el Movimiento Manuela Ramos como organización civil sin fines de lucro ha querido contribuir en generar una fuente de ingresos económicos especialmente para mujeres de zonas rurales como Puno. Ingresos complementarios, teniendo en cuenta sus responsabilidades laborales en la agricultura y ganadería, así como su compromiso con las festividades ancestrales. Por ello, nuestra experiencia de trabajo de nueve años en Puno ha respetado sus horarios y conseguido la comprensión de los familiares de las participantes del proyecto (en especial del esposo), para que  las tareas de la casa y del cuidado sean compartidas y las artesanas puedan dedicarse al tejido sin una fuerte recarga de trabajo.

1958506_721247457909549_1122834093_n

Alicia Villanueva

Deja tu comentario

MENU